0/50 Valoración

Dejar de enojarse

 

«Aferrarse al enojo, es como beber veneno y esperar que la otra persona muera.»
~Buddha


Normalmente sin darnos cuenta, el enojo es una señal de que hay algo en nosotros mismos que ha sido activado. Si te pones a observar profundamente te darás cuenta que internamente te has auto-bloqueado, ya que lo que se ha activado no es algo de la otra persona, si no tu interpretación del actuar de la otra persona.

La mayoría de las veces no nos damos cuenta que es el diálogo interno acerca de las cosas, nuestras posiciones, nuestras interpretaciones… las que dictan la experiencia interna que tenemos.

El enojo es agarrarse a una idea no conciente, de que la otra persona no está actuando como yo creo que debería actuar o alguna situación no está siendo como creo que debería de ser. En esa sutil corriente de pensamientos nos tomamos las cosas personales, nutrimos la falta, la carencia, el apego.

Al agarramos a una idea de que nuestro punto de vista es válido, verdadero, entonces qué sucede, dentro de nosotros empieza el agua tranquila a hervir, ésta en su punto de ebullición empieza a ahogarnos dentro de nosotros mismos, dentro de la corriente incesante de pensamientos no conscientes acerca de lo que debe y no debería.

Es por eso que es importante darnos cuenta que, todo sucede dentro de uno, por más que queramos cambiar a alguien o alguna situación, ésta está siendo interpretada dentro de uno, y todo se queda e impacta nuestro sistema, nuestro ser y nuestro corazón.

Es increíble cómo constantemente culpamos que las gente o las circunstancias tienen algo de responsabilidad por nuestro bienestar, creyendo que nuestro enojo va a impactar al otro, pero ésta energía generada por la mente (diálogo), al no tener conciencia, ha sido etiquetada, personalizada y contenida dentro de uno. Entonces uno es el que experimenta el enojo, uno es el que experimenta dolor o duelo, uno solamente.

La otra persona bien podría estar tranquila, igual enojada, igual enamorada, eso no nos corresponde a nosotros, la experiencia directa es la que uno está teniendo en su interior. Uno al querer tener la razón y dialogando con las justificaciones válidas de el porqué uno está en lo correcto, nuestro sistema nervioso se bloquea y no deja pasar la energía libremente para poder así tener mayor claridad de lo que está realmente sucediendo dentro de uno. Al momento que uno esta cegado por la mente, por los pensamientos, no podemos ver claramente, ni escuchar profundamente a uno mismo y por consiguiente al otro.

Te invito a que ninguna energía o pensamiento te lo tomes personal, te invito a que dejes pasar las ideas erróneas de:

«cómo segun tiene que ser.. y mucho menos etiquetes ninguna energía como enojo.»

Permítete observar claramente el regalo de poder ver la vida y a otros desde un punto de vista diferente, y cuéntame que descubres cuando no te tomas las cosas personales, que pasa si no filtras ninguna situación por los condicionamientos mentales, que pasa si toda energía la vieras neutral, dime, ¿qué descubres?

El aferrarse al diálogo interno, generará bloqueo energético. Éste nos fatiga, nos bloquea, nos nubla de una visión más pura y clara de cualquier circunstancia. Observate primero, permite ver con otros ojos, no etiquetes la situación y no juzgues lo que este sucediendo. Así estarás siempre en paz.

~Maghavat

 

 

Post Recomendados:

0/50 Valoración
es Español
X
>