Perder a un ser querido

Perder a un ser querido

Perder a un ser querido. A uno se le dieron las llaves del cielo o del infierno. Esto lo escuché hace mucho tiempo y no me imaginaba la verdad y profundidad de dicho enunciado. Cuando leí acerca de esto fue algo impactante. Con todo el sentido de víctima que traía cargando, no podía creer que eso fuera en verdad así.

>