0/50 Valoración

¿Qué es la espiritualidad?

¿Cómo podemos vivir en el mundo real cotidiano siendo espiritual y no sentirnos desubicados?

Esta fue la pregunta de uno de los participantes de la Escuela.

En nuestro camino de evolución llega un momento donde se nos presenta la opción, el poder de la elección. ¿Qué quieres?, ¿cómo quieres caminar tu vida?, ¿hacia dónde te quieres dirigir?, ¿dónde puedes encontrar lo que buscas?

En ese momento aparentemente se nos presentan dos opciones, si caminar el camino material y para esto me refiero a las relaciones, el dinero, los viajes, las experiencias que nos dan las actividades cotidianas, etc.

Este camino ya lo conocemos, este camino ya lo hemos transitado, este camino es familiar, creyendo que dentro de estas encontraremos sentido, dirección y pertenencia.

Y sin embargo sabemos o intuimos que hay una manera muy diferente de vivir o muy dentro de nuestro corazón sabemos que hay una forma más simple y natural de caminar y de relacionarnos con el mundo.

En eso se nos presentan dos opciones, en términos de este artículo hablaremos del camino material y el espiritual, el material ya lo conocemos pero el concepto de espiritual incluye y abarca muchas cosas, este concepto que introduciremos es como tratamos de explicar lo inexplicable, lo sublime, lo esencial, la parte más pura e íntima de nosotros y posiblemente de la naturaleza misma.

La mente  y el corazón se paran ante lo que parecieran dos camino, entonces ¿cuál elegir? o ¿cómo caminar en medio de la vida siendo y explorando lo que el mundo espiritual es y nos brinda?

Primero hablemos de lo que es lo material para pasar a lo espiritual de una manera sencilla y clara. La mente es la  única que divide y conceptualiza la vida, la vida en sí misma nunca ha estado dividida, el mundo, el experimentar y el observar no están sujetos a los opuestos.

¿A que voy con esto?, voy a que, la mente es la única que ha hecho una diferencia en los dos caminos, la mente ha puesto mucha atención en lo material, en las cosas, en las circunstancias pensando que ahí es donde está experimentando lo que anda buscando. Creyendo que en lo material encuentra lo que anda buscando, el dinero me dará seguridad, las relaciones me darán pertenencia y amor, etc.

Esto no es así, esto es la ilusión más hueca de todas, el creer que lo que buscamos está en las circunstancias y en las cosas externas a nosotros.

Muchas personas creen que se puede llegar a encontrar la plenitud o la felicidad si las cosas externas-materiales se encuentren en su sitio y estén acorde a como la mente lo desea, entonces caemos en una trampa, donde pareciera que ese momento nunca llegará o que si llega durará muy poco, porque todo está sujeto a cambio y nada es permanente, así es la ley de la vida, ya que hemos entrenado nuestra atención a que vivir en el mundo sensorial y tangible de la mente y de los sentidos.

Por consiguiente los pasos que vayamos dando en nuestro caminar estarán incompletos y sin dirección, porque la mente a conceptualizado la vida, separado el camino y creado confusión de donde y hacia donde uno debería de estar caminando para encontrar plenamente lo que uno anhela, ya sea bienestar, abundancia, exploración, juego, creatividad, creación, etc.

En cambio el espiritual es diferente al material, éste integra, da claridad, unifica, permite, reconoce, observa, es perfecto, obvio.

Si quieres una vida completa y clara, uno tiene que dar el primer paso en su interior y desde ahí vivir y ver la vida. Es solo en nuestro interior donde todo se une, donde todo está dado, íntegro y completo.

Es sólo cuando descansas en tu naturaleza que puedes ver claramente la división que la mente ha hecho, ha corrompido la vida imponiendo conceptos divididos, blanco-negro, arriba-abajo, espiritual-material.

Lo material no puede existir sin la base eterna del espíritu y el espíritu puede vivir sin ningún problema si lo material no existiera, ya que éste es la esencia donde todo puede existir, el espíritu al no vivir identificado con lo externo entonces se experimenta en total libertad y poder saborear y experimentar la vida de una manera muy pura.

Cuando uno vive la vida desde el punto de vista de tu interior, la mente es la que se va a sentir desencajada, tu espíritu jamás se sentirá dividido y confuso ya que el Ser alberga y abraza dentro de su misma conciencia toda experiencia. El Ser no rechaza nada y se permite incluir toda experiencia sin etiquetar a nada ni a nadie, así uno puede tener visión pura de toda experiencia, entonces uno encuentra la simplicidad y facilidad de caminar íntegro y completo.

Con la atención descansando en esa experiencia que unifica todo, entonces uno ya no experimentará separación y podrá caminar claro y empoderado a través de la realidad.

Pero entonces, ¿a qué llamamos realidad?

Si tu atención está en la Verdadera Realidad, entonces todo es claro, simple, sencillo y próspero. Hablo del mundo de la Conciencia, que es la única Verdad, la única Realidad, la mente inconsciente ha creado un mundo dividido y separado por sus propias proyecciones y a eso es lo que llamamos real-material.

Esto no tiene nada que ver con la realidad, la realidad es el Presente, el Eterno Ahora, nada menos que la belleza de este instante.

¿Cómo entonces vivir pleno en toda área de nuestra vida?

Descansando y saboreando cada instante como sea que se presente, desde tu conciencia abierta y atenta, desde tu plataforma espiritual de ti mismo; la real academia de la lengua define la palabra espíritu como:

Espíritu

(Del lat. spirĭtus).
1. m. Ser inmaterial y dotado de razón.
2. m. Alma racional.
3. m. Don sobrenatural y gracia particular que Dios suele dar a algunas criaturas.

Nuestro espíritu está distante a todo lo que es, no es material, ni tangible a los sentidos, sin embargo es tan real y tan sencillo como sabemos que existimos y que experimentamos.

Difiero con lo de Alma racional, ya que esto se lo está adjudicando y justificando la mente racional, al ego,  la cuál siempre estará separada del espíritu y de la sencillez del ser. Uno tiene que hacer de su interior más importante que todo y desde ahí experimentar la simplicidad en como la vida está destinada a caminarse, pero la simplicidad la da la conciencia, la percepción neutral de las cosas, el cómo decides sentir e interactuar con toda circunstancias que se te presenta.

Puedes tomar la vida como un juego cósmico de exploración y una invitación a madurar en tu experiencia y así poder reconocerte como un Ser eterno y único, o tomarte la vida pesada, oscura, conflictiva, carente, estresante, viviendo en las fantasías de los patrones mentales del ego.

La elección es simple, el camino de en medio es la clave, ese espacio que no ve conceptos, no ve caminos, no se incluye en uno y excluye el otro, ni si quiera el camino de en medio se presenta, sólo estás abierto a tus pasiones, a tus deseos sin querer forzar ni caminar nada, caminas por la vida desapegado de todo, no queriendo controlar las situaciones, fluyes con lo que se presenta y das todo de ti por descubrirte en medio de lo que se te esta presentando.

Para caminar y descubrir, sin importar qué, ahí es donde empieza el camino espiritual.

Todo es Espíritu, todo es la esencia más bella en todas las cosas, en todas circunstancias, permítete ver la maravilla divina de la Naturaleza infinita del Ser, en todo.

No dejes que la mente obstruya una visión pura donde todo es claro, donde no hay conflicto, donde no hay lucha. El ego se sentirá confuso porque no puedo obstruir con la visión pura de la inocencia del momento. ¿Quieres un mundo simple, claro y en unión?, camina experimentando la vida desde tu interior y descansa en el lugar donde no existe ningún sendero, ninguna decisión más que disfrutar al máximo este instante en el tiempo, entonces todo se volverá claro.

La elección es clara, ahora hay que tomarla.

~Maghavat

Post Recomendados:

0/50 Valoración
es Español
X
>