La belleza de un bebé

Un bebé es inocencia pura, amor puro, apertura, ternura, amor, tanta tranquilidad, asombro, luz, incondicionalidad, transparencia; estas cualidades y otras más pudieras reconocer.

Ahora, esa experiencia la tuvimos todos, todos fuimos inocentes, todos fuimos bebés en algún momento de nuestra vida, entonces, ¿qué pasó?, ¿qué sucedió con esas cualidades que nosotros reflejábamos también?

Ahora de adultos, rara vez conoces a alguien que refleje estas cualidades, de hecho son muy pocos los que viven intensamente la vida inmersos en esa cualidad de asombro que los niños tienen.

La puerta a la magia y al mundo de la maravilla es para aquellos que entran inocentemente a la vida. No hablo de aspectos infantiles, hablo de esa cualidad que todos tenemos de ya no voltear hacia el pasado y no pensar en el futuro, donde nos quedamos tranquilos ante la maravilla del presente eterno.

En estos tiempos lo que ha surgido son hombres y mujeres que viven en la mente,
viven en las ideas, viven en los conceptos, viven en el pensamiento.

Un niño no está contaminado por todas esas programaciones aprendidas acerca de lo que es la vida. La mente de un bebé está vacía, es pura, está abierta, es por eso que refleja tanto, porque dentro de sí misma no están ideas que nublan la vida que esta pasando frente a su conciencia. Siempre descansando en este Presente donde todo es fresco y nuevo.

Recordemos esos momentos donde vivíamos atentos y asombrados por todos los sabores de experiencia que la vida nos estaba brindando, ¿te acuerdas cómo vivías la vida?, ¿te acuerdas cómo te sentías? No había preocupación, no existía el miedo, no había ansiedad, no existían programas de identificación individual, la idea de que éramos alguien, la idea de que deberíamos de ser alguien.

Inocencia

Cuando eres inocente todo potencial está listo para ser descubierto, porque no hay programas internos que nublen un potencial mayor, vivir en limitación es estar arrastrando el pasado y forzando que este encaje en este presente y al mismo tiempo, esto es lo que iremos creando para nuestro futuro.

Cuando te permites ser inocente, toda culpa, todo remordimiento, todo enojo, toda acción violenta y de juicio, desaparecen, porque te das cuenta con mayor claridad lo que ha pasado y lo que ahora tendrá que pasar, cuando uno es inocente con uno mismo, estás creando una plataforma para poder transformarte en una versión más sabia y pura de ti.

Notas que tú no eres tu pasado, el pasado fue, el pasado ya no está, tú no existes en el pasado, tú no eres pasado, tú no actuaste en el pasado; todo eso nada más era una forma de actuar de la mente inconsciente, ahora en este instante en inocencia, no eres nada más que Conciencia, pura y alerta.

Recuerda las cualidades que eras y saborearlas en este instante eterno, donde la magia es y la magia surge. Permítete no cargar ya más con el pasado, no vale la pena estar cargando por cosas que fueron.

Reconoce que la manera en que tu pasado se dió fue en base a lo que conocías, hiciste lo mejor de ti mismo en base en donde te encontrabas mental, emocional y físicamente.

Todos hacemos lo mejor que podemos en base a lo que conocemos en cada instante. Perdónate en amor, suelta y entra de nuevo a este momento. En este momento no importa tu pasado, ante la vida no estás siendo juzgado.

Entra a tu interior que los brazos del amor te esperan incondicionalmente a tu regreso, sé ese niño inocente que todo lo ve como nuevo, como una aventura, como si todo fuera nuevo. Involucra a todos los seres, a todas las personas frente a ti, permítete verlas con ojos de inocencia, como si nunca hubieran estado frente de ti.

Al no etiquetarnos a nosotros y a los demás, veremos realmente la naturaleza divina de cada Ser.  Te invito a que sueltas y entres fresco e inocente a tu vida y descubras cualidades increíbles que habías olvidado.

Te lo mereces; Amor.

~Maghavat

 

 

Post Recomendados:

es Spanish
X
>