La meditación, trampa sin salida – 2ª Parte.

 

Hablamos brevemente de la meditación en la 1ª parte de este artículo, donde se expusieron cuatro puntos generales de lo que puede suceder o no dentro del contexto de la meditación. Como antes habíamos mencionado, una meditación verdadera, puede llegar a ser algo muy poderoso, y si se practica de manera adecuada, puede liberar a la mente de forma radical y definitiva del sueño del ego en la cual se encuentra.

Las cadenas y laberintos del mundo de la dualidad y la separación, hacen que el juego de la mente se vuelva muy sutil entre más avanzamos y nos expandimos. Lo increíble de todo esto es que, mientras más exploremos, iremos descubriendo diferentes niveles profundos de paz y gozo que suceden cuando la mente se aquieta.

 

Así mismo al descubrir nuestro poder de observar y con el entendimiento adecuado, el resultado será la Conciencia, pura y cristalina.


La meditación con la guía adecuada, traerá todo lo soñado a nuestra experiencia, nuestra experiencia estará destinada a simplificarse, expandirse y a liberarse. Lo que surge de aplicar lo que se enseña, es un claro reconocimiento de un espacio vacío al que llamaremos Conciencia.

El bienestar que se experimenta cuando uno es conciente, hace que vivamos cada instante en plenitud. El dolor y cualquier sufrimiento estarán destinados a desaparecer, así como la naturaleza infinita de la Conciencia podrá ser saborear de forma natural y cotidiana. Todo esto haciéndonos descansar en la realidad del Ahora-Perfecto-Contínuo.

Ahora seguiremos observando a la meditación como con lupa, mostrando otras sutilezas que suceden dentro de la práctica y las creencias que existen a veces irreconocibles dentro de ese campo de exploración. Espero que tu experiencia y el entendimiento de lo que es, se vuelva una realidad constante en tu vida.

-La quinta

La trampa es el creer que, al utilizar lo que sentimos, imaginamos y fantaseamos como herramienta de expansión, podremos manifestar lo que deseamos.

Éstas creencias lo único que hacen es que uno siga sosteniendo alguna idea inconsciente de carencia, en algún aspecto u otro. Nos impide tomar distancia del condicionamiento social para descubrir lo que la abundancia realmente es y el resultado de la plenitud no podrá llegar a ser alcanzado.

Las herramientas antes mencionadas no nos llevarán nunca a la experiencia de la realidad del Uno, ya que cualquier tipo de pensar fomenta y alimenta la realidad creada por el ego. Nos distraen de lo que está siempre aquí y no podemos tener claridad de un mayor entendimiento, todo en el Ahora esta destinado a ser disuelto.

Si quisieras aprovechar esas supuestas herramientas, hay que aprender a manejarlas como mecanismos mentales, haciéndolo correctamente nos ayudarán a ir al espacio más puro de donde ellas surgen.

De la siguiente manera podrás darte cuenta de lo que estoy hablando: ¿qué sucede una vez que las dejas ir, a dónde van, de dónde aparecen, dónde desaparecen, qué queda si no te agarras a nada? Entonces todo lo que pasa por nuestra mente se puede convertir en un vehículo hacia la disolución (del ego), por medio de poner atención al espacio puro que hay entre pensamiento y pensamiento; podrás descansar en el observar despersonalizado.

En general, algunas “meditaciones” hacen énfasis en visualizar, imaginar y sentir; pretender que en la mente ya estamos viviendo la vida soñada, creyendo que si lo hacemos diariamente, estamos atrayendo y creando eso que mentalmente imaginamos.

Esto lo único que hace es mantener la creencia de “necesidad”. Internamente hay un patrón mental constante que dice que falta algo y por consiguiente necesitamos algo para cubrir esa necesidad, buscamos la satisfacción en lo material, en las relaciones, en los hobbies, en los viajes, en el trabajo, … inconscientemente creemos que todo lo que está externo a nosotros son la fuente de como nos podemos sentir.

Claro que podemos disfrutar de todo lo que la vida ofrece, pero al vivir de esta manera ese sentimiento parece nunca saciarse. La mente-ego cree que hay algo que carece en las circunstancias actuales. Nunca nada es suficiente.

Si te detienes por un momento podrás ver que hay algunas veces que este diálogo interno supone que hay algo que falta, entonces como aquí no se encuentra eso que quiero, seguro debe de estar en algún otro lado o hay alguien que me lo puede dar.

La mente sostiene una mera suposición que, lo que quiero o deseo no está aquí, lo que me faltas para ser feliz no se encuentra, ya que la manera en cómo vivo cierta experiencia (algún aspecto de la vida) no se ve de la manera en que mente cree que debería de verse (con las cualidades y objetos que se supone reflejarán la vida idónea).

Alimentamos patrones de dualidad inconscientemente, donde los deseos y sueños son las trampas por donde el ego justifica su opinión y su sentido de creador. Este tipo de diálogo mental normalmente proviene de un lugar donde no alcanzamos a ver la pureza de lo que la mente y el corazón realmente quieren, haciendo que ese deseo puro se vea filtrado por un sistema de creencias que es sostenido por el ego, con sus falsas promesas de bienestar, abundancia, conexión y amor.

Cuando nos vamos con los sentimientos o las sensaciones, nos estamos perdiendo de la experiencia de la cual los sentimientos surgen, la Fuente de todo.

Ese lugar al cual si nos permitiéramos entrar, podrías notar que es permanente y nunca se va, también podríamos darnos cuenta de la plenitud que surge al descansar ahí.

Los pensamientos, sentimientos, ideas y conceptos provienen de ese espacio. Por eso, cualquier cosa en la que tu mente se vaya hacia fuera de La Fuente de toda experiencia, es una distracción o una trampa para no voltear al lugar del cual todo surgió.

De igual manera con la imaginación y la fantasía, en estos tiempos a eso le llaman meditar, ir a tu lugar de paz, imagínate el aire y el sonido del mar, recuéstate en los pastizales e imagina el cielo tranquilo frente a ti, etc. Así como pensar positivamente, la mente inconsciente vive en la realidad positivo-negativo, entonces podrás darte cuenta que si en algún lugar estás viviendo lo positivo, en otro lugar estarás viviendo lo negativo, si existe un lado por obvias razones existe el otro.

Creemos que al imaginar la paz y esos sentimientos, estamos de hecho descubriendo la paz, esto no es así, la paz no es un sentimiento, no es una sensación, es la experiencia vacía que surge cuando lo sueltas o rindes todo.

Todo estos ejemplos no es realmente meditar, ello distrae y aleja del potencial verdadero que se encuentra en nosotros. Pero para eso uno tiene que realmente querer vivir así, si no, uno nunca va a manifestar la enseñanza o las personas adecuadas que nos puedan llevar a ese sitio.

Cuando nos vamos con alguna idea, sensación o imagen, sin importar cualquiera que sea, nos perdemos del Ahora. Esto solamente sucede porque creemos que lo que deseamos está en otro lugar que no es Aquí, no estamos conscientes que lo que buscamos está antes del movimiento incesante de la mente.

Una vez que descubres esto, verás que cuando lo dejas ir todo, se te da lo que en principio estabas buscando, paz, amor, gozo o libertad.

-La sexta

Sería la acumulación de más creencias y nuevos conceptos dentro de la meditación. Hay personas que han acumulado tantas enseñanzas, técnicas y conceptos espirituales, y el resultado es que el ego tenga un curriculum vitae de logros, conocimientos y saberes, dándole cierta sensación de superioridad o falsa humildad.

Esto es de lo más importante y hay que poner mucha atención, ya que esta realidad solamente ha hecho que uno se encuentre en una prisión de oro, la cual es una de las más difícil de salir, ya que se requiere humildad, honestidad y valentía.

El juego del ego es fascinante, puede hacer que uno crea que ha llegado o está a punto de llegar la realidad máxima, o que tiene algún entendimiento de ésta. Como dije anteriormente, mientras uno exista y se posicione en la vida, la separación y sus consecuencias reinarán.

El ego se compone de pensamientos no observados, con un componente único que dice que éste existe, por ejemplo: mi historia, mis logros, mis sueños, mis talentos, mis conocimientos, mi experiencia, mi personalidad, etc. Es un simple pensamiento de mío-tengo, de un “yo”, que ocasiona que no estemos conscientes de la paz y el gozo permanentes que existen en el Presente vacío de uno mismo.

Entre más nos expandamos y le demos la oportunidad a la meditación de que haga su trabajo sin que uno intervenga, todo lo que el corazón desea sucederá. Presenciaremos que la vida nos hace una invitación a la humildad constantemente, todo lo que se presenta y sucede en nuestra realidad como es un empuje a no entender y abrirnos a no luchar con lo que es.

 

Cualquier acumulación de creencias, conceptos e ideas siempre limitarán la experiencia directa de que siempre hay más.


En el Presente Silencioso, lo único que hay es nada, vacío y una sensación de humildad por lo inmenso que es el Ser. Uno no comprende, no intenta entender, ni trata uno de racionalizar o conceptualizar lo que simplemente Es.

Es por eso que la inocencia del bebé muestra lo conectado que se encuentra con la vida y de igual forma expresa naturalidad y autenticidad.

Vivir así es la manera óptima de cómo podemos vivir la vida, en asombro, sin que haya nadie mentalmente que se adueñe ni se adjudique nada, sin un comentarista y coach que se la pasan interpretando cada experiencia de vida.

Vivir internamente quietos, en amor y en gozo es una manera muy sencilla y simple de vivir, asombrados constantemente por todo lo que pasa dentro de nuestro campo de conciencia, inocencia pura y expandida.

-Y por último

La séptima,

Esta será más simple que las demás, ya que son matemáticas simples y es el resultado de todo lo que hemos estado exponiendo anteriormente. Y son las ideas y conceptos que fomentan la creencia y por consiguiente la experiencia de que existe más de una sola cosa en el universo. P.ej. “Yo soy uno con el todo, yo soy parte del universo, soy un parte de Dios o yo simplemente soy, …”

En el universo no pueden existir dos cosas, solamente existe una y ésta no tiene partes que la completan. Eso es la mente-ego que está tratando de posicionarse en el juego, y eso que ella ni siquiera existe. Solamente existe Dios, solamente existe el Ser, solamente existe una sola cosa, nada más. Decir algo diferente a esto por el medio que quieran es mentira y jamás ningún concepto o creencia brindará la experiencia donde el Ser es la única realidad.

El constante apego emocional hacia las personas, actividades y algunas circunstancias, hace que perdamos la razón y la conciencia se vea inmersa en apegos y necesidades emocionales. Y ya sabes lo que ocasiona esto, estrés, dolor, ansiedad y el sufrimiento que resulta por vivir así.

Si recordamos que nuestro corazón se encuentra siempre lleno y que nuestra mente anda buscando una felicidad mayor, entonces nos daríamos cuenta que todo lo que hagamos contrario a descubrir esto es en vano. Si por un momento te detuvieras y te permitieras descansar en este instante eterno, el cielo en la tierra se te revelaría. Nunca nos hace falta nada, todo está siempre lleno, todo siempre está completo.

Pero si seguimos locamente buscando fuera de nosotros todas esas ideas y fantasías mentales de lo que el ego quiere, nunca podremos despertar al bienestar y a la plenitud que la vida entera constantemente nos está tratando de recordar.

Así de simple uno puede vivir, es de vital importancia descubrir lo antes mencionado. La invitación  y el reto ha sido plasmado, sé un testigo silencioso y así podrás descubrir el regalo de la meditación, libertad y transformación en el observar. Ahí sucede la unión, ahí existe la Conciencia alerta, aquí uno se encuentra tranquilo y sereno. El silencio más allá del no-ruido, es el puente hacia el Ser.

¿Cómo sabes si estás mejorando, si lo estás haciendo mal, si lo estás haciendo bien, si ya lo has logrado, si hay o no ego …?,  ¿quién sabe?, ¿y a quién le importa? Sólo el ego puede llevar una agenda, sólo el ego puede irse adjudicando toda experiencia, sólo el ego-solo, sólo.

Por eso, ¡sé libre de todo!

Maghavat

 

 

>