AUN LA MUERTE ES UNA PUERTA
HACIA LA MAGIA Y LA LIBERTAD


Mi historia

   Eran las 6:30 de la mañana cuando me estaba preparando para ir a la escuela, estábamos unos amigos, mi papá y yo en el coche. Recuerdo que unas personas entraron a la cochera y le pusieron una pistola en la cabeza a mi abuelo; entonces empecé a sentir una oleada de nervios, miedo, impotencia, el terror hacia algo totalmente desconocido y nuevo…la adrenalina subiendo al tope..de jalón.

Todo se estaba colapsando, todo lo bello o la hermosa burbuja en la que yo vivía simplemente se estaba desvaneciendo. Había otras cosas más en la vida que yo desconocía. Era una ola de energía y sentimientos tan fuerte en donde simplemente todo se derrumbó, todo fue destruido.

Simplemente sentí el instinto de correr con todo mi ser y salí corriendo sabiendo que algo fuerte y poderoso estaba pasando. Corrí a mi cuarto y lo único que sentía era mi cuerpo temblar y nervioso. Simplemente imagínate y vive conmigo este momento porque así de grande como fue para mi , lo va a ser de igual manera para ti también.

Entonces desde la ventana veo a mi papá y al jardinero peleando y forcejeando con unas personas, escucho disparos…veo a uno de estos sujetos apuntarle a mi papá y dispararle. Pasa el momento y lo único que escucho es una camioneta derrapando llanta como si estuviera escapando. Lo único que se me ocurre en ese momento es regresar y ver qué pasó.

Cuando llego veo al jardinero muerto a un costado, sin alma, vacío.. luego a mi abuelo recargado en la pared petrificado, pasmado, sin habla. Y por último lo único que quedaba era mi papá que estaba en un costado de una pared tirado en las escaleras que dan a la lavandería.

Todavía estaba vivo…me acerco a él y lo abrazo, sosteniéndole la cabeza mientras le veía tratar de hablar, pero no podía hablar, porque las balas le habían atravesado sus pulmones y poco a poco iba perdiendo el aliento.

Recuerdo muy bien su mirada. Jamás voy a olvidar ese momento, por que marcó mi vida para siempre. En sus ojos podía ver un poder inmenso, un amor indescriptible, una mirada de protección y de sabiduría que trascendía todo lo que había visto en mi corta vida.

Un “te amo con toda mi alma”, un “que bueno que estás a salvo”, y un “todo valió la pena para que estés bien y vivo”; “no te preocupes que todo esto tiene una razón de ser y de existir”.

En ese momento había un saber que algo grande estaba pasando y por alguna razón. Que hay algo más grande que mi pequeña comprensión podría entender.

Como que había una voluntad divina muy grande y presente en todo eso, en cada acción y suceso. Una gran presencia divina y poderosa. Entonces murió en mis brazos, su alma se fue.


La Consecuencia

Tenía 15 años cuando pasó este acontecimiento. Después me enteré que estas personas me querían secuestrar. Mi mundo se acabó, el miedo, la incertidumbre, cuestionamientos, rebeldía, enojo y más empezó a florecer en mí.

Antes de eso mi vida era magia y descubrimiento, vivía sin preocupación alguna. Lleno de amor por parte de mi padre y de mi abuelo, también de toda mi familia. Nunca tuve madre, me abandonó cuando era chico y mi familia me había dicho que ella había muerto.

En consecuencia de la muerte de mi papá mi familia se separó de nosotros y me quedé con mi abuelo. Estaba a punto de suicidarme con una pistola.

La culpa de saber que me querían secuestrar y que mi más grande regalo, a la persona que más amaba, mi amigo, mi madre, mi hermano, mi todo, me lo habían quitado y todo por unos cuantos centavos y yo había sido la razón de eso.

En los siguientes años viví solo con mi abuelo. Por supuesto que mi vida se volvió un caos. Me metí en las drogas, en el alcohol, en las fiestas, en la dependencia de amigos y novias, por la necesidad de amor. El miedo estaba siempre al tope.

La separación, los juicios, el poder y la arrogancia, estaban que ardían. Así siguió mi vida por un tiempo. Sólo recordar ese momento, la mirada de mi padre que me decía que todo estaba bien y que no me preocupara y que siguiera caminando, no me la podía quitar de mi mente. Quería encontrar el porqué de esa situación y el para qué.

Me sentía abandonado y solo. Me refugié en amigos, novias, conocidos, en todo. Empecé a ser dependiente y apegado a todo porque no encontraba un sostén o una guía para la vida. Así que me dediqué a experimentar todo de la vida para saber de qué se trataba, qué era la vida, por qué me habían pasado esas situaciones, por qué era así, por qué la gente era así, quién soy, qué es la humanidad.

En mí había un sentimiento de exploración, de saber sobre lo desconocido. Durante mucho tiempo me la pasé buscando respuestas a estas incógnitas. Pero una de las principales era: ¿De qué se trata en verdad la vida, qué es todo esto, por qué y en dónde entro yo?.

Esta búsqueda la tenemos todos de una u otra manera. Cada quien en su propio camino y en sus propias experiencias.

 

La búsqueda

Mi búsqueda duró varios años, en dolor; sin encontrar respuestas y totalmente solo por dentro. Hasta que un día encontré a los Ishayas y fue el día más increíble de mi vida Había estado buscando respuestas, y a Dios por todos lados.

Y un fin de semana cambió toda mi vida. La búsqueda terminó. El sentimiento de asombro, de protección, de ser, de existir, de felicidad, de silencio, de bienestar fue tan claro que era un total saber que todo lo que había vivido y toda la aventura de la vida era para el descubrir el despertar.

Sin saber muy bien la profundidad de esta enseñanza seguí caminando y descubriendo miles de cosas que iban a ser súper importantes para mí.

He descubierto que la vida me está guiando hacia mi más alto potencial. Gracias a esas experiencias sé que estamos aquí para descubrir el verdadero significado de la vida, lo que la vida en verdad es.

Para algunos de nosotros se presenta de diferentes formas para tocar diferentes corazones. Sé que mi vida es para servir a los demás a encontrar la magia en cada momento de su existencia. Mi vida desde ese instante hasta ahora no ha parado de ser una exploración constante de la paz interna y de amor incondicional.

De la exploración de la conciencia y el eterno ahora. Vivir cada momento en pura magia, exploración y abundancia, donde solo existe el descubrimiento de cada momento eterno. Donde sólo existe lo divino y el divino jugando.

Es por eso que ahorita te estoy compartiendo estas palabras, ya sean de inspiración, de amor y lo más importante, de invitación. Porque sé que tú quieres saber más de la vida: el porqué y para dónde.

En mi experiencia sé que todo lo que me ha pasado y lo que me sigue pasando es para que conozca más, explore más, descubra quién soy realmente: sin máscaras y totalmente abierto y puro en mi esencia.

Una vida sin limites, sin un “no puedo”, “¿que va a pasar ?”, “tengo miedo”. Nada de esto existe en el Eterno Ahora. Vivir una vida donde sólo existe el juego, sin estrés, sin apegos, y viviendo la inocencia, como niño, así como la ternura, apertura, la gentileza y el amor. Vale la pena dar todo por vivir así. Todo vale la pena para vivir el juego de una vida en Conciencia.

Esta enseñanza me ha dado esto y más, y en cada instante es una eterna exploración del Ser. Mi vida es puro gozo y amor a todos por igual, sin importar la situación y que hayan hecho, puro amor incondicional.

He descubierto que todo empieza por uno, amarse a uno mismo para amar a los demás, ayudarse a uno mismo para ayudar a los demás a que abran los ojos a la belleza del mundo, del SER, y los regalos divinos.

Te invito a que te nos unas a vivir una vida llena de magia, simplicidad, satisfacción, plenitud, gozo, libertad, amor, paz, armonía y expansión. A mí me sirvió y sé que a ti también. La más grande aventura de todas; El INFINITO.

 

Maghavat Ishaya
Cuernavaca, Morelos. México.

 

 

 

>