Perder a un ser querido
¿Qué podemos hacer?

 Tiempo Aproximado de Lectura:

9 min.

MAGHAVAT

Conferencista, Coach de Vida y Maestro del Ser.

 


» Deseo tanta paz para ti que, nunca me cansaré de ayudar a aquél que desea descubrir el misterio de la vida y de eso que está rigiendo a la muerte

Maghavat

PERDER A UN SER QUERIDO

 

Muchas personas han venido a mí por ayuda. El perder a un ser querido es algo muy fuerte y que muchas veces no sabemos cómo llevarlo, sanarlo y comprenderlo.
 
Cuando tenía 15 años asesinaron a mi padre y él murió en mis brazos. Obviamente fue una experiencia muy fuerte y trágica, pero que trajo muchísimas experiencias necesarias para que ahora pueda ayudar a otros a sanar eventos que pueden llegar a traumarnos.

A raíz de esta experiencia estuve inmerso en drogas, alcohol y muchos hábitos autodestructivos.

Sé que lo que te acabo de compartir es fuerte, ¿y cómo?, un niño de 15 años salió de un infierno en vida por sí solo y después de un tiempo estar listo para ayudar a otros a salir también.

Después de muchos años en búsqueda de algo que realmente me ayudara a sanar y a vivir en paz con el pasado fue una tarea sin precedentes. Pero que con el tiempo mi vida se ha visto transformada para bien.

«Doy gracias a la vida por esa y muchas más experiencias que tuve, ya que sin ellas, hoy no podría estar aquí escribiendo estas palabras de esperanza, coraje y fortaleza. Y sé que así como salí yo, con ayuda, herramientas y con acompañamiento cualquiera puede salir.»

Esta experiencia vino a transformar mi realidad en un segundo. Nunca he tenido otra experiencia semejante. Algo que, «literalmente», cambia tu realidad interna y externa de maneras inimaginables.

Recuerdo claramente cómo se rompió una burbuja de amor, fluidez y tranquilidad, a pasar a una realidad fría, hostil y llena de soledad.

La culpa, la confusión, la impotencia, el desgarro emocional y el sentido de desconexión con la vida eran muy fuertes, y todo esto pasó en menos de un segundo.

Tanta energía y tanta información que asimilar a tan temprana edad no es cualquier cosa.

No te voy a mentir, se me dió en vida una de las experiencias más fuertes que he tenido, pero también una de las más hermosas, profundas y llenas de Amor que jamás me hubiera imaginado que existía.

Obviamente, al tener la perspectiva de los 2 polos más fuertes de la existencia, la vida y la muerte, y todo ello sucediendo al mismo tiempo, mientras contemplo mi padre unirse al Todo, es algo inmensamente grande.

Se me dió la perspectiva que está más allá de la muerte, la razón detrás de la vida, y de manera personal el propósito directo del porqué y para qué se me dió dicha experiencia.

Ver en los ojos de mi papá su mensaje, su mirada penetrante del «porqué» y el «para qué» llegó hasta lo más profundo de mi corazón. Y esta mirada, clara y fuerte, fue una de las cosas que me hizo seguir adelante en mi vida sin importar qué. 

Después de un tiempo de estar en la «búsqueda», finalmente he llegado a descubrir la razón de mi existir y el porqué fuí creado. Esto es un renacer, esto es inspiración sin fronteras, esto finalmente me empujó a descubrir mi lugar en el mundo.

No hay palabras que puedan describir el sentimiento de Amor y de propósito que esta experiencia ha sido para mí y para otras personas que acuden a mí por ayuda y consejo.

Espero que te ayude algo de lo que escribo y que una chispa de amor y fuego se despierten dentro de ti. Y sobre todo que, dentro de ti hay tanto poder, amor y paz que una vida en gozo y plenitud sucederá a quién la quiera, y que sin importar los contrastes de la vida, el Amor puede ser tu Realidad.

 
 

Cuestionamientos

Lo que ocurrió después de semejante acontecimiento a nivel interno y externo es difícil que alguien lo comprenda si nunca ha vivido algo así.

Pero te puedo asegurar que muchas personas, sin que hayan experimentado algo así, les afecta e impacta hasta lo más profundo por ser seres muy sensibles y que se cuestionan si hay Amor en el mundo.

Muchas preguntas se mantienen el en inconsciente porque parecen no tener respuestas.

Recuerdo que busqué ayuda en todos lados. Perder a un ser querido no es fácil. Intenté con mi familia, y aunque ellos habían perdido a alguien, nunca se habían topado con la manera y la forma en la que mi padre murió.

No es lo mismo que un ser querido muera en un accidente de automóvil lejos de dónde vives, a que muera asesinado por un intento de secuestro. Una detona algunas cosas que la otra no puede.

Me dí cuenta de la inconsciencia que se vive en el mundo. Cómo gente puede tener tan poco respeto y valor por la vida que está dispuesta a acabar con la vida de alguien por papel y moneda.

Esto es difícil de asimilar en una mente adolescente y sin mucho contexto del mundo.

Como dije anteriormente, por el calibre de la experiencia, intenté encontrar respuestas a preguntas que no mucha gente se hace.

Sin importar con quién intentara hablar o pedir consejo, había una parte de mí que sabía que ellos no entendían. Sé que hicieron lo mejor que pudieron, pero yo no sentía que el fuego del dolor disminuía.

Así que me dediqué a buscar como un loco por agua, así como alguien que quiere apagar el fuego de su cabello en llamas. 

Obviamente, por el nivel de estrés que esta situación trajo a mi vida, mi aspecto mental, emocional, físico y existencial estaban sobresaturados. 

Intenté sanar mi pasado, comprenderlo con libros, videos, meditaciones y muchas cosas, que en verdad ayudaron, pero que no hicieron que las aguas internas se calmaran y estuviera mi alma en paz.

Me refugié en las drogas y el alcohol. Intentaba disminuir las imágenes y recuerdos de ese día en el que me encontré solo y perdido en el Universo. Pero por más que intentaba guardar todo pensamiento en el inconsciente, estos seguían ahí y parecían no irse.

Cuando alguien vive algo así, cómo no quieres que uno se vuelva rebelde y cuestione todo lo que la vida «según» es. Es muy difícil aceptar algo como verdad. La gente vive generalmente superficialmente, apegos emocionales y materiales. Muy poca pone atención y se pregunta el porqué de las cosas.

¿Quieres descubrir tu Nivel de Plenitud, Amor y Bienestar? Ingresa al Test Gratuito

LA TRANSICIÓN

 

Creo estamos de acuerdo que la vida tiene sus retos y sus contrastes. Para mí no fue nada fácil salir de todo ese sufrimiento, del miedo y de todas mis inseguridades.

En esos tiempos me quedé solo con mi abuelo. La verdad, estoy seguro que él está en el cielo, bien merecido con toda seguridad.

Al quedarse solo conmigo, en el momento más bajo en mi vida y con los hábitos tan autodestructivos que tenía, en verdad, no se imaginan el agradecimiento que tengo a ese hombre que supo llevarme y mostrarme fuerza en medio de tanta culpa.

El estrés nunca bajó si te soy sincero. Me di cuenta con el tiempo que éste no bajó nunca, sino que, me volví un experto en ignorar todo el sufrimiento que había dentro de mí.

Viaje a muchos lados, estuve con muchísimas personas, viendo la televisión, escuchando música sin parar, fiestas y drogas todo el tiempo, conversaciones huecas y sin importancia.

En sí, todo lo que fuera necesario para no tener un momento de quietud y silencio. Porque en ese espacio de vacío, todo el inconsciente pareciera quería salir en un segundo y yo no me sentía preparado para enfrentarlo.

Mi mente o mi atención la entrené a estar distraída todo el tiempo. Hice maestría en vivir en la inconsciencia. Todo el tiempo pensando, mi mente saltando de pensamiento en pensamiento, nunca quieta, consciente y despierta.

Me perdí tanto en mis ideas, recuerdos y miedos, que me tomó bastante tiempo reencontrarme y recordar quién en verdad era yo.

Estuve en tantos círculos sociales que inconscientemente adquirí todo su sistema de creencias al grado que mentalmente era una versión de todos aquellos con los que conviví.

Todo ese cúmulo de pensamientos y creencias filtraban la manera en cómo vivía la vida, sin darme cuenta, experimentaba y justificaba todas mis posiciones acerca del mundo y de lo malo que éste es.

Siempre me entró curiosidad de porqué decidía lo que decidía. Si a lo largo de mi vida no fuera realmente «yo» quien estaba viviendo dentro de mi cuerpo, ¿entonces quién?. 

Dentro de mí parecía que habían tantos «yo», tantas voces que no sabía realmente cuál de ellas era yo en verdad. A cuál de esas voces le hago caso, al niño bueno, al niño malo, al curioso, al dolido, al que se quiere vengar, al que se quiere defender, el que quiere tener la razón, el que quiere quedar bien con todos, el que anhela conexión y que lo amen y lo reconozcan, etc.

Igual esto es un concepto o idea difícil de entender, pero cuando te das cuenta que no eres nada de lo que pasa a través de tu mente y que nunca has sido las ideas pasan por tu cabeza, eso es LIBERADOR Y CLARIFICADOR.

Comento todo esto porque la realidad interna a veces tiene más peso y poder que la externa. La externa desaparece en un instante, pero lo que hace que el sufrimiento perdure en el tiempo son nuestros pensamientos alrededor de dichas situaciones.

 


Abrirse a algo nuevo


No fue fácil olvidarme de todo el sufrimiento que ocasionó la muerte de mi padre para mí y para las demás personas.

Sé que cometí muchos errores, en ningún momento quiero pretender que no soy responsable por muchos de ellos. Pero, puedo ver que aprendí mucho gracias a ellos y que los tomé como propulsores que me empujaban a encontrarme y convertirme en una mejor persona.

Hubieron varios momentos que la vida me retó a pensar diferente, a tratar de ver las cosas desde otras perspectivas, en vez de constantemente defender y sostener mis creencias y conceptos.

Durante mucho tiempo creí que si soltaba el recuerdo de mi padre, era como una falta a su amor. La culpa de saber que él dió la vida por mí y que yo la estaba desperdiciado en cosas mundanas fue muy fuerte.

Alguién da la vida por uno, y por falta de fuerza y voluntad, uno se puede perder en las telarañas del mundo y su complejidad, olvidando por completo la verdadera esencia de uno.

Sé que tú o alguien que conoces, estamos siendo enfrentados por cómo está el mundo ahora. El mundo es una casa de locos, literalmente, pero que con el tiempo, te darás cuenta que mucho de lo que ves en el mundo es un reflejo de dónde tú estás, de lo que según tu eres o sostienes como verdad. 

Este tipo de ideas y otras más que no puedo tocar en una entrada de blog, son las que me ayudaron a lo largo de mi camino a empezar a entender al mundo y a sus integrantes en maneras tan amorosas y profundas que, ahora solamente existe dentro de mí Amor por todos sus integrantes.

Gracias a esa experiencia, he enseñado en muchas cárceles de máxima seguridad, muchísimas charlas en centros de alcoholismo y drogadicción y otras actividades de servicio social.

Sin todas las experiencias que he tenido en mi vida, ahora no pudiera ayudar a otros a salir de la culpa, el miedo, el rencor y la soledad.

Un evento de tal magnitud en el pasado, al tener propósito divino, su fuerza vino a transformar todos esos corazones que necesitaban ayuda mucho tiempo después de éste.

He dado muchas charlas inspiracionales, motivacionales y de otro tipo. Ya que la muerte de mi padre, en verdad, no fue en vano. Y había tanto Amor en ella que hasta esta fecha muchos siguen siendo tocados por ella.

 

Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin.

RABINDRANATH TAGORE


CONCLUSIÓN

 

A uno se le dieron las llaves del cielo o del infierno. Esto lo escuché hace mucho tiempo y no me imaginaba la verdad y profundidad de dicho enunciado.

Cuando leí acerca de esto fue algo impactante. Con todo el sentido de víctima que traía cargando, no podía creer que eso fuera en verdad así.

Ya han pasado muchos años desde aquél evento. Lo comento porque en estos días se estrena la nueva película del Rey León. Esa película parece que fue creada para mí. La versión original se presentó en los tiempos en los que necesitaba ayuda y un mensaje de esperanza.

Por lo que el Universo pareció haberla hecho especialmente para que tomara fuerzas y su mensaje era que tenía que en algún punto regresar el Reino que se me había encomendado.

Te puedo asegurar que todo sufrimiento puede disminuir e inclusive desaparecer con la guía y el acompañamiento adecuado. Mi testimonio es evidencia de que se puede y que hay mucho más de la vida por explorar y descubrir.

El dolor más fuerte, inclusive ver a mi máximo ser querido morir, fue, sentirme separado del Ser, del Universo. Solo, sin sentido y confundido, como si estuviera perdido en una isla solitaria con mi mente y mis emociones.

Esto fue lo más poderoso y fuerte que se me presentó mientras mi padre moría en mis brazos. La realidad del Ser se me fue dada y al mismo tiempo arrebatada. Nada se asemeja a esto. Así que me embarqué en una búsqueda imparable por reencontrarla y despertar a ella.

Ahora, después de tantos años de haber encontrado al Ser, su Amor, su Sabiduría y Paz, desearía que otros recordarán su verdadero hogar y de dónde realmente vienen.

Todo esto que he compartido contiene pistas sutiles que muestran las formas, las herramientas que yo encontré y que me ayudaron a sanar y a comprender todo lo que sucedió a raíz de dicha experiencia. Ojalá las veas y te decidas a ir por un Amor y un nivel de Paz que solamente tu interior te puede dar.

 

Con Amor,
Maghavat

 

¿Quieres descubrir tu Nivel de Plenitud, Amor y Bienestar? Ingresa al Test Gratuito

¿Quieres recibir nuestras noticias y artículos antes de que estén publicados?
¡Suscríbete a nuestro Boletín!

Post Recomendados:

es Spanish
X
>