5/52 Valoración

¿Qué es el autodescubrimiento?

Alguna vez te has preguntado, ¿Se podrá vivir en gozo constantemente, pleno y llegar a vivir consciente en este instante?.

En algún punto de mi vida me embarque a este viaje, el viaje al interior. ¿Crees que se pueda vivir en un estado casi indescriptible en explosiones de alegría y gozo constante? Todos tenemos el poder de descansar en un espacio de todo bienestar y que alberga todo el potencial. Y que significa esto, significa que en ti y en todos, está el poder de elegir como queremos vivir nuestra vida y la plataforma de crearla en base a amor y bienestar para todos y por igual.

Todos fuimos niños. Te has dado cuenta de lo que refleja un niño o un cachorro; cuanta inocencia, tanto amor, cuanta pureza. Simplemente refleja lo que se nos olvido. Que venimos del sol, que venimos del ser, que somos apertura, que somos asombro, que fuimos y seguimos siendo plenitud caminando.

Pero, ¿qué paso? Llegó un momento donde me di cuenta que en algún punto de mi infancia una idea entró a mi mente, para quedarse y empezar a tejer una mentira fantasiosa. La idea de que soy alguien, que tengo un nombre, que soy idea, que soy etiqueta, que soy genero, que mi alrededor es y que yo soy parte de lo que está aconteciendo.

Y claro, tenía que aprender a caminar, relacionarme con mi entorno, pero a que costo. Me perdí a mi mismo, ya ni siquiera recuerdo cuando fue el momento más auténtico de mi vida, en donde las creencias familiares, sociales y del entorno ya no nublaran una visión prístina e inocente.

Cada acción basada en carencias, necesidades, miedos, cada actuar entintado por la idea de que no soy suficiente y pensando que es lo que tengo que hacer para que me quieran, me amen, me acepten. Y por consiguiente, tratando de satisfacer a todos, adquirí máscaras, era el niño bueno, el rebelde, el estudioso, el deportista, el niño consentido, etc.

Y en todas esas trataba de actuar en base al círculo social que me aceptara en base a ideas y creencias. No gane lo suficiente como para compensar la pérdida. Que es más importante que uno mismo. ¿Cómo pude caminar por la vida sin ni siquiera estar ahí completamente para vivirla?. Constantemente pensando, analizando, interpretando, enjuiciando.

El Impacto

Y todo instante asombroso paso frente a mi y no estuve ahí para verlo. No al potencial que esta destinado. Y aún viviendo en los pensamientos, viviendo en la mente, viviendo en el pasado y en el futuro; yo me engañaba llamando al paloteo mental “vida”.

Sutilmente viviendo y experimentando lo que fui acumulando en lo sublime de mi mente. Vivía la vida que los demás quería que viviera, etiquetaba en base a lo que la sociedad decía, lo que mi familia me enseñaba. Pero donde esta inocencia, ese sentido de amor, ese sentido de perfección, que sucedió a ese sentimiento tan profundo  de que venimos y nos re-encontraremos en algún momento con el verdadero amor.

Entonces supe que algo importante y significativo tenía que hacer. Caminar el camino no recorrido, el camino confuso, el camino invisible, el camino intransitable, el camino misterioso, el camino contrario al camino de los demás, el camino que no tiene camino.

Pero como lo encuentro, como encuentro la vereda a la verdad. El deseo era tan ardiente que lo tenía que intentar, emprendí el viaje a la búsqueda, a encontrarme, me perdí tanto que ya no sabía donde buscarme. Pero sabía que mi corazón me daría las fuerzas necesarias para caminar y no parar hasta encontrarlo.

No importa las pruebas, no importa nada, hasta que encuentre la razón por la cuál he nacido. ¿Porqué la vida, porqué la muerte, porqué el conflicto, porqué el dolor, porqué la traición, porqué la soledad?; parece que nada pudiera apagar este sentimiento, parece que nada puede satisfacer la necesidad, de encontrarme con el Autor de la Vida.

Por eso, esto inicia así. El niño que antes de ser niño fue alma, que antes de ser alma y sueños, fue Conciencia; Conciencia infinita, enraizada en si misma para su propio disfrute. Sabia, eterna y radiante. ¿Que no somos polvos de estrella?, entonces dime, donde se encuentran las cadenas que nos mantienen atados a la realidad mental del Ego, de la mente, de la separación y del conflicto.

La invitación es recordar el juego, el juego interno. Empecé hace tiempo, ahora te toca a ti, yo continuo y si tu ya empezaste ahora a caminar juntos de la mano. Si caminaste antes que yo, te sigo. Que el mundo nos espera.

Tan sencillo que es voltear al interior y poder ver eso que está más allá de todo pensamiento. Conciencia radiante, llena de amor y de esperanza.

Y esto mi hermano(a), todo esto y más eres tú. Todo esto, todo eso, todo aquello, todo lo que fue, todo lo que será, todo lo que es, esta jugando dentro de ti.

Créeme, que jamás me hubiera imaginado lo que había emprendido, el comienzo de la experiencia de la más grande de todas las aventuras. El descubrir el misterio de uno mismo. 

~Maghavat

 

 

Post Recomendados:

5/52 Valoración
es Español
X
>